Como se puede combatir la depresión crónica

Existen diferentes tipos de depresiones tales como la depresión endógena, la depresión ansiosa, la Distimia, el trastorno bipolar, entre otros.

La depresión crónica también conocida como Distimia, es una afección que padecen muchas personas alrededor del mundo.

Este es un cuadro grave de depresión, que se extiende en los adultos por alrededor de dos años, en niños y adolescentes mínimo por un año.

La familia de la persona que padece este trastorno, suele confundir sus síntomas con la personalidad de esta, esto lo hace más difícil para que se diagnostique a tiempo.

Aunque no se puede precisar cuál es la causa del padecimiento de este mal se pueden identificar sus posibles causas como son:

  • El factor hereditario.
  • Los traumas personales.
  • El estrés propio de la vida profesional, laboral y personal.
  • La baja autoestima.
  • Los problemas con la familia.

Algunas personas son tan propensas que con sólo un pequeño evento traumático o caótico la enfermedad puede despertar.

Como ya mencionamos la Distimia, también llamada depresión leve y crónica, tiene menos síntomas y es menos grave que la depresión mayor.

Con la Distimia, los síntomas de la depresión pueden persistir durante un largo período de tiempo, a menudo dos años o más.

Los que sufren de Distimia también pueden experimentar períodos de depresión mayor, a veces llamada “depresión doble”.

En los actuales y modernos sistemas de clasificación diagnósticos se dice que la depresión crónica y la Distimia ahora se conocen como “trastornos depresivos persistentes”.

Depresión crónica en niños y adolescentes

Desafortunadamente, algunos niños y adolescentes experimentan episodios de depresión.

Como se señaló anteriormente, la depresión crónica puede estar presente cuando se mantienen los síntomas depresivos por un lapso de un año o más.

Aunque los adolescentes y los niños pueden experimentar síntomas similares en comparación con los adultos, la presencia de irritabilidad a menudo es única para los miembros de este grupo de edad.

Aunque la depresión a veces es difícil de diagnosticar en adolescentes, los padres deben conocer su comportamiento y observar si los síntomas depresivos están presentes la mayor parte del tiempo.